cosmos somos/ en ciclos nos movemos/ así nos transformamos
Un día sí, un día no

Un día sí, un día no

¿Cansancio? ¿Vitalidad? ¿Un día de sí, un día no?

Hace unos días hice una encuesta y recibí MUCHOS mensajes en que me decían que sentían mucho cansancio. Yo andaba/ando desparramada por los sillones. Un día sí, otro día no. Un día me siento con energía, al otro cansada. Un día liviana, al otro abrumada. Puede que ahora que comenzó septiembre, por excelencia el mes de la primavera, andemos un poco más firmes. ¿Será?

Ante todo, amigables microuniversos, calma. Lo cierto es que hemos estado viviendo un período de transición entre estaciones. Esto trae no sólo cambios en la temperatura, en la luz y en los colores que nos rodean, sino que también significan cambios en nuestro ritmo de vida, en nuestras rutinas cotidianas. Transitamos entre los fríos invernales y unos cal

ores veraniegos, vivimos días oscuros en que sólo queremos quedarnos con mil mantas encima y otros luminosos y vibrantes en que andaríamos bailando  sin ropa por las calles. Le sacamos las frazadas a la cama y pasamos frío, se las volvemos a poner. Lo mismo con nuestros abrigos. Queremos salir y ver a todas nuestras amistades, queremos quedarnos en la camita leyendo y comiendo chocolate. ¿Tengo alergia o tengo resfrío?¿Me siento bien o me siento mal?¿Quién nos entiende? Francamente, ¿quién entiende a la primavera?. Como dice la abuelita de una amiga, la primavera es una adolescente. Impulsiva, vital, veleidosa, encantadora, abrumadora, tenaz. De subidas y bajadas. Un

día sí, otro día no.

Estamos aún en el recambio y la verdad es que cuesta que sea armonioso. La energía que ha estado todo este tiempo bajo la Tierra comienza a salir a “trompezones”. Porque los cambios de estación son, antes todo, *cambios energéticos* que no sólo nos rodean, sino que nos envuelven e involucran, nos toman. ¡Somos también esos cambios! Mutamos junto con todo lo que está mutando.  A medida que avance el tiempo, y estemos cada vez más cerca del verano, la energía tenderá a estar más equilibrada y estable. Nuestro ánimo y nuestro ritmo vital también lo estará.

Deja una respuesta